Ossis Orthopedic Institute

COVID – 19 actualizaciones: Nuestras medidas de seguridad para pacientes y visitantes

Gonartrosis

Anatomía

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Es necesario tener rodillas sanas para hacer la mayoría de las actividades diarias.

La rodilla está compuesta por el extremo inferior del hueso del muslo (fémur), el extremo superior de la espinilla (tibia), y la rótula. Los extremos de estos tres huesos están recubiertos por el cartílago articular, una sustancia suave que protege los huesos y les permite moverse con facilidad en la articulación.

Los meniscos están entre el fémur y la tibia. Estas cuñas con forma de C actúan como “amortiguadores” que protegen la articulación.

Ligamentos grandes mantienen juntos al fémur y la tibia, y brindan estabilidad. Los músculos largos del muslo le dan fuerza a la rodilla.

Todas las demás superficies de la rodilla están recubiertas por una capa delgada llamada “membrana sinovial”, la cual libera un líquido que lubrica el cartílago y reduce la fricción casi a cero en una rodilla sana.

Osteartritis de rodilla

La osteoartritis es una enfermedad frecuente en personas de la mediana edad. Causa dolor, inflamación y disminución de los movimientos en las articulaciones. Puede ocurrir en cualquier articulación pero, generalmente, suele afectar las manos, las rodillas, las caderas o la columna. El desarrollo de la enfermedad es lento y el dolor empeora con el paso del tiempo.

La osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la rodilla. Una rodilla sana puede flexionarse y enderezarse sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular, que cubre, protege y amortigua los extremos de los huesos que forman la rodilla.

Entre estos huesos, hay dos meniscos en forma de C que actúan como "amortiguadores" de la articulación de la rodilla. La osteoartritis desgasta estos cartílagos.

Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. Entonces, cuando usted se mueve, siente dolor en la zona que no está protegida por el cartílago.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan una contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

Síntomas

Los principales síntomas son:

Causas

1. Edad

Con la edad la capacidad que tiene el cartilago de autoreparase va disminuyendo, esto provoca que se vuelva más probable desarrollar osteoartrosis a partir de la mediana edad.

2. Genética

Algunas características hereditarias, como tener las piernas arqueadas, las rodillas juntas o una laxitud aumentada de la articulación pueden favorecer al desgaste del cartilago.

3. Peso

Las rodillas suelen absorber el mayor estrés causado por el peso del cuerpo por lo que tener sobrepeso provoca tener un mayor estrés en nuestra articulación, favoreciendo el desgaste del cartilago.

4. Lesiones previas

Lesiones deportivas, asi como procedimientos quirurgicos, pueden favorecer al desarrollo de osteoartosis de la rodilla en un futuro.

5. Uso excesivo

Lesiones deportivas, asi como procedimientos quirurgicos, pueden favorecer al desarrollo de osteoartosis de la rodilla en un futuro.

6. Otras enfermedades

Algunas enfermedades estan relacionadas con un mayor riesgo de desarrollar osteoartrosis en la rodilla, como:

Diagnóstico

Como la osteoartritis empeora con el transcurso del tiempo, cuanto antes inicie el tratamiento mejor será el resultado.

El diagnóstico suele ser clínico. Después de realizar una exploración física de su rodilla y analizar sus síntomas y antecedentes, el especialista puede sospechar de un desgaste de la articulación.

Será necesario pedirle estudios de imagen como radiografías y/o resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y valorar que tan desgastada esta la rodilla para poder asi planear un tratamiento adecuado.

Tratamiento

El plan de tratamiento se va a desarrollar de manera personalizada para aliviar el dolor y reducir la rigidez de la rodilla, para que pueda regeresar a las actividades que más ama.

Las opciones a tratamiento son:

1. Cambios en el estilo de vida

Si el dolor no interfiere con su vida diaria, es posible que su médico le recomiende hacer primero algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad.

Frame 7

Ejercicio.

Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su rodilla sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.

Frame 2

Pérdida de peso.

Si tiene sobrepeso, perder tan sólo algunas libras puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su rodilla.

Frame 8

Fisioterapia

Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su rodilla y fortalecer los músculos de su pierna que dan sostén a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como aparatos ortopédicos, férulas o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación.

2. Medicamentos

Si el dolor afecta a su rutina diaria, o no se alivia con los métodos iniciales, el médico puede incorporar algún medicamento a su plan de tratamiento.

Frame 4

Analgesicos y antiinflamatorios.

Medicamentos como el paracetamol, ibuprofeno, o diclofenaco, entre otros, pueden ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón.

Frame 3

Suplementos alimenticios.

Algunos suplementos de venta libre, como la glucosamina y el sulfato de condroitina pueden aliviar los síntomas.

Frame 1

Infiltración con esteroides.

Esteroides como la cortisona son poderosos antiinflamatorios que se inyectan directamente en la articulación de la rodilla.

Frame 5

Viscosuplementación

Consiste en inyectar ácido hialuronico directamente en la articulación. Debido a su consistencia esta ayuda a lubricar mejor la rodilla, permitiendo que se mueva con menor dificultad, aliviando el dolor y la rigidez. Este tratamiento suele administrarse junto con un esteroide.

3. Cirugía

Su médico puede considerar realizar una cirugía si su dolor empeora y le provoca incapacidad. Dentro de los tipos de cirugía existen dos principales.

Frame 5

Artroscopía

Este procedimiento puede emplearse para eliminar pequeños trozos de cartílado desprendido o rasgado, o para alisar la superficie del cartílago desgastado. Cuanto más avanzado es el daño, menos eficaz es la artroscopíav

Frame 1

Reemplazo de la articulación.

El reemplazo de la articulación puede ser total o parcial, depende del daño. Consta de eliminar las partes dañadas de la articulación y sustituirlas con material protésico.

Padecimientos
de rodilla

Gonartrosis

Anatomía

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Es necesario tener rodillas sanas para hacer la mayoría de las actividades diarias.

La rodilla está compuesta por el extremo inferior del hueso del muslo (fémur), el extremo superior de la espinilla (tibia), y la rótula. Los extremos de estos tres huesos están recubiertos por el cartílago articular, una sustancia suave que protege los huesos y les permite moverse con facilidad en la articulación.

Los meniscos están entre el fémur y la tibia. Estas cuñas con forma de C actúan como “amortiguadores” que protegen la articulación.

Ligamentos grandes mantienen juntos al fémur y la tibia, y brindan estabilidad. Los músculos largos del muslo le dan fuerza a la rodilla.

Todas las demás superficies de la rodilla están recubiertas por una capa delgada llamada “membrana sinovial”, la cual libera un líquido que lubrica el cartílago y reduce la fricción casi a cero en una rodilla sana.

Osteartritis
de rodilla

La osteoartritis es una enfermedad frecuente en personas de la mediana edad. Causa dolor, inflamación y disminución de los movimientos en las articulaciones. Puede ocurrir en cualquier articulación pero, generalmente, suele afectar las manos, las rodillas, las caderas o la columna. El desarrollo de la enfermedad es lento y el dolor empeora con el paso del tiempo.

La osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la rodilla. Una rodilla sana puede flexionarse y enderezarse sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular, que cubre, protege y amortigua los extremos de los huesos que forman la rodilla.

Entre estos huesos, hay dos meniscos en forma de C que actúan como "amortiguadores" de la articulación de la rodilla. La osteoartritis desgasta estos cartílagos.

Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. Entonces, cuando usted se mueve, siente dolor en la zona que no está protegida por el cartílago.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan una contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

Síntomas

Los principales síntomas son:

Causas

1. Edad

Con la edad la capacidad que tiene el cartilago de autoreparase va disminuyendo, esto provoca que se vuelva más probable desarrollar osteoartrosis a partir de la mediana edad.

2. Genética

Algunas características hereditarias, como tener las piernas arqueadas, las rodillas juntas o una laxitud aumentada de la articulación pueden favorecer al desgaste del cartilago.

3. Peso

Las rodillas suelen absorber el mayor estrés causado por el peso del cuerpo por lo que tener sobrepeso provoca tener un mayor estrés en nuestra articulación, favoreciendo el desgaste del cartilago.

4. Lesiones previas

Lesiones deportivas, asi como procedimientos quirurgicos, pueden favorecer al desarrollo de osteoartosis de la rodilla en un futuro.

5. Uso excesivo

Lesiones deportivas, asi como procedimientos quirurgicos, pueden favorecer al desarrollo de osteoartosis de la rodilla en un futuro.

6. Otras enfermedades

Algunas enfermedades estan relacionadas con un mayor riesgo de desarrollar osteoartrosis en la rodilla, como:

Diagnóstico

Como la osteoartritis empeora con el transcurso del tiempo, cuanto antes inicie el tratamiento mejor será el resultado.

El diagnóstico suele ser clínico. Después de realizar una exploración física de su rodilla y analizar sus síntomas y antecedentes, el especialista puede sospechar de un desgaste de la articulación.

Será necesario pedirle estudios de imagen como radiografías y/o resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y valorar que tan desgastada esta la rodilla para poder asi planear un tratamiento adecuado.

Tratamiento

El plan de tratamiento se va a desarrollar de manera personalizada para aliviar el dolor y reducir la rigidez de la rodilla, para que pueda regeresar a las actividades que más ama.

Las opciones a tratamiento son:

1. Cambios en el estilo de vida

Si el dolor no interfiere con su vida diaria, es posible que su médico le recomiende hacer primero algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad.

Frame 7

Ejercicio.

Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su rodilla sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.

Frame 2

Pérdida de peso.

Si tiene sobrepeso, perder tan sólo algunas libras puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su rodilla.

Frame 8

Fisioterapia

Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su rodilla y fortalecer los músculos de su pierna que dan sostén a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como aparatos ortopédicos, férulas o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación.

2. Medicamentos

Si el dolor afecta a su rutina diaria, o no se alivia con los métodos iniciales, el médico puede incorporar algún medicamento a su plan de tratamiento.

Frame 4

Analgesicos y antiinflamatorios.

Medicamentos como el paracetamol, ibuprofeno, o diclofenaco, entre otros, pueden ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón.

Frame 3

Suplementos alimenticios.

Algunos suplementos de venta libre, como la glucosamina y el sulfato de condroitina pueden aliviar los síntomas.

Frame 1

Infiltración con esteroides.

Esteroides como la cortisona son poderosos antiinflamatorios que se inyectan directamente en la articulación de la rodilla.

Frame 5

Viscosuplementación

Consiste en inyectar ácido hialuronico directamente en la articulación. Debido a su consistencia esta ayuda a lubricar mejor la rodilla, permitiendo que se mueva con menor dificultad, aliviando el dolor y la rigidez. Este tratamiento suele administrarse junto con un esteroide.

3. Cirugía

Su médico puede considerar realizar una cirugía si su dolor empeora y le provoca incapacidad. Dentro de los tipos de cirugía existen dos principales.

Frame 5

Artroscopía

Este procedimiento puede emplearse para eliminar pequeños trozos de cartílado desprendido o rasgado, o para alisar la superficie del cartílago desgastado. Cuanto más avanzado es el daño, menos eficaz es la artroscopíav

Frame 1

Reemplazo de la articulación.

El reemplazo de la articulación puede ser total o parcial, depende del daño. Consta de eliminar las partes dañadas de la articulación y sustituirlas con material protésico.